lunes, 29 de abril de 2013

Magnetismo.

Desplaza su figura lánguida por toda la ciudad, tez pálida sin un gramo de maquillaje, cabello despeinado y delgadez flácida. Su expresión impenetrable no regala miradas y menos sonrisas. Carga libros, viste ropa holgada y zapatos planos. Basándose en esta breve descripción, es lógico pensar que esta chica pasa desapercibida; Pero sucede todo lo contrario, parece que nació con un polo positivo cuando el resto de hombres posee polaridad negativa o viceversa. Llama la atención del vulgar y del culto, del adinerado y del pobre, del holgazán y del afanoso, del guapo y del feo, del gordo y del flaco, del alto y del bajo, del joven y el viejo. ¿Qué la vuelve atractiva? Ni siquiera ella sabe darle respuesta a esa pregunta, prefiere pensar que los hombres se fijan en cualquier cosa y que de hecho, ella es cualquier cosa. Sea como sea, las cabezas no dejan de voltearse a su paso. Rodeada por un aura intelectual, a ella le importa poco, está enfocada solamente en ella...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada