viernes, 31 de mayo de 2013

Alicia en el país de las mentirillas.

Corría desesperada, tropezaba, caía cada vez más bajo y parecía volverse loca...
- Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca.
- Oh, eso no lo puedes evitar. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
- ¿Cómo sabes que yo estoy loca?
- Tienes que estarlo, o no habrías venido aquí.
Todo era nuevo para ella, tanto que le daba miedo. No se sentía segura de estar ahí y todas las personas que la conocían temían por su permanencia en ese lugar. Ella trataba de ser optimista, Alicia se daba por lo general muy buenos consejos a sí misma (Aunque rara vez los seguía).
Mientras exploraba este nuevo lugar notaba cambios en ella, las ilusiones la hacían crecer, grande como un gigante. Las decepciones la hacían encogerse, tan diminuta hasta casi desaparecer. Cada día era un diferente y retorcido viaje emocional del que siempre había consecuencias más negativas que positivas. La mayoría del tiempo quería huir, pero no podía... Estaba aferrada a cada aventura. ¡Supongo que ahora encontraré mi castigo, ahogándome en mis propias lágrimas!
- Minino de Cheshire - Empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría este tratamiento... Pero el gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que si le gustaba.
- Minino de Cheshire, ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
- Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar - Dijo el gato.
- No me importa mucho el sitio... - Dijo Alicia.
- Entonces no importará mucho el camino que tomes - Dijo el gato.
- ... Siempre que llegue a alguna parte - Añadió Alicia como explicación.
- ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte! - Aseguró el gato - Si caminas lo suficiente.
Estaba cansada de caminar tanto, la salida estaba cada vez más cerca, algo la golpeó por la espalda y despertó... Todo había sido un sueño y ante tal desencanto cayó (esta vez) en depresión.
Todo tiene una moraleja, sólo falta saber encontrarla...

No hay comentarios:

Publicar un comentario