viernes, 15 de febrero de 2013

Crimen pasional.

Cierro los ojos y recuerdo tu imagen, antes de darme cuenta un esbozo de sonrisa acaricia mis ingenuos labios... Despierto y la realidad me golpea fuerte en la cara, comienzo entonces a recordar lo que me hiciste, mentiras, engaños, artimañas, burlas, insultos, decepciones, traiciones y finalmente tu partida. Mis labios se unen en línea recta, mis ojos se oscurecen y en el rincón más tenebroso de mi imaginación, decido asesinarte.

Lanzo un fósforo sobre el cúmulo rojo-rosado que tengo frente a mi, cartas y papelitos con fragancia, corazones, bultos afelpados, fotografías, flores disecadas. -Esos detalles que alguna vez significaron mucho, pero ahora han perdido su sentido- Y mientras arden en llamas veo como te vas, transportándote sobre la nube de humo gris que se desintegra con el viento. Luego en uno de mis momentos más banales, vi tu espíritu alejarse más en forma de "Eliminar de mis amigos" "Dejar de seguir" "Eliminar contacto" y me invadió una sensación de relativa tranquilidad.

Fue fácil, liberador, pensé que ya estaba hecho "el crimen perfecto". De regreso a mi memoria tropiezo con otro cúmulo, esta vez de recuerdo y experiencias -¿Qué hace aquí? ¿Y de este cómo me deshago?- desvío mis pensamientos, divago, me ocupo en otras cosas  y por un momento pienso que en realidad te has muerto, que te he asesinado...

Camino por las calles y te veo en cada lugar donde estuvimos, recreando la escena. Escucho sonar en la radio esa canción, nuestra canción, trato de cantarla pero el nudo en mi garganta me mantiene en silencio. Transmiten alguna película que vimos juntos y no puedo evitar imaginarte a mi lado riendo, bromeando y haciendo algún comentario. Mi propia casa me tortura, nunca más podré ver igual mi cama, el sofá, o la mesa.

¿Qué me pasa? ¿Acaso no te había asesinado? Luego de pensarlo mucho llegué a la conclusión de que para mí si moriste, yo sí te asesiné, pero tu fantasma me atormenta -sólo espero que algún día me de una tregua- por haber cometido el error de cavar tu tumba en lo más profundo de mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada